Escudo Universidad de Almería
MYCO-UAL
Logotipo Myco-UAL
UNIVERSIDAD DE ALMERÍA
Área de Botánica

MENÚ
Inicio
Agradecimientos y colaboraciones
¿Qué son los hongos?
Historia de la Micología
Hongos beneficiosos y perjudiciales
Biología de los hongos
Principales grupos fúngicos
Rincón del setero
Enlaces interesantes
TOXICIDAD DE LAS SETAS

La intoxicación por ingestión de setas es un fenómeno estacional (la mayoría de setas crece en otoño) y que suele darse más en entornos urbanos que en rurales (ya que la gente del campo prefiere no hacer experimentos o fiarse de las guías, y come sólo lo que conoce). Las intoxicaciones suelen deberse a la ignorancia de que existen setas venenosas, a la confusión con especies comestibles, o bien a la aplicación de falsas normas para reconocerlas, que no sirven para nada. La única norma fiable es el conocimiento de las especies comestibles, fruto de la experiencia. Si no se conoce una especie, lo mejor es no consumirla, por si acaso. (vea nuestros consejos)

Las intoxicaciones pueden clasificarse en las de periodo de latencia breve (hay menos de 6 horas desde la ingestión a la aparición de síntomas; normalmente va de 30 minutos a 4 horas), que no suelen ser graves (salvo una excepción) y las de periodo de latencia largo (oscila entre 9-15 horas, aunque hay casos en que puede llegar a los 15 días). Suelen ser graves, ya que cuando se detectan, el daño en el organismo está hecho. Por supuesto, hay casos en que las infortunadas víctimas han mezclado distintos tipos de setas en un cóctel explosivo.

Dado que hemos escrito una serie de entradas sobre los venenos de las setas en el blog FdeT, he aquí los enlaces correspondientes:


1.- Intoxicaciones con periodo de latencia largo.

Intoxicación por setas hepatotóxicas (síndrome ciclopeptídico). Son las responsables del mayor número de envenenamientos mortales en nuestro país. Por cierto, hay un test muy simple (aunque no es fiable al 100% para detectar amanitinas: el test de Wieland. Se realiza sobre papel de periódico no satinado (que contenga lignina) y, sobre una zona desprovista de letras se estrujan las setas a analizar. Una vez seca la mancha, se le añaden 1-2 gotas de HCl concentrado. Al cabo de 5-10 minutos aparecerá una coloración verde azulada o azul si la muestra contiene más de 0,02 mg de amatoxinas por ml de jugo.

Intoxicación por setas nefrotóxicas.

Intoxicación por setas con hidracinas (síndrome giromitriano).


2.- Intoxicaciones con periodo de latencia corto.

Intoxicación digestiva (síndrome resinoide). Es el tipo de envenenamiento más habitual. Por cierto, algunas personas sufren este síndrome al consumir setas normalmente comestibles, como Lepista nuda, Armillaria mellea o Clitocybe nebularis. Ya se sabe que las setas son algo indigestas, y hay quienes las toleran peor...

Intoxicación neurovegetativa (síndrome colinérgico, muscarínico o sudoriano). Curiosamente, no lo provoca el consumo de Amanita muscaria...

Intoxicación neurológica (síndrome anticolinérgico, o micoatropínico). También podría llamarse borrachera por setas...

Intoxicación por hongos alucinógenos. El tema de los hongos alucinógenos o enteógenos merece ser tratado con mayor detenimiento. En nuestra página de enlaces podrá acceder a interesantes sitios web que tratan sobre hongos enteógenos y alucinógenos, especialmente Amanita muscaria y Psilocybe spp. Cabe destacar su papel en la génesis de las religiones, tanto en Eurasia como en América.

Intoxicación cardiovascular (síndrome coprínico o de tipo Antabus): las setas antialcohólicas...

Intoxicación hemolítica. Aquí incluimos también el grave síndrome causado por Paxillus involutus, que puede resultar mortal.


3.- Otras intoxicaciones por setas.

Hasta las especies inofensivas pueden dar problemas: Ciertas setas comestibles pueden provocar reacciones adversas en algunas personas, como ya indicamos al hablar del síndrome resinoide. Una posibilidad es que las setas hayan sido recolectadas en malas condiciones, o que sean ejemplares viejos, o que requieran una cocción prolongada. Pueden darse casos de intolerancias personales, que ante setas tan inofensivas como Pleurotus ostreatus o Suillus spp. sufran reacciones gastrointestinales, enrojecimiento de la piel o picores. También pueden darse alergias respiratorias por culpa de las esporas. Y, por supuesto, hay que rechazar las setas recolectadas en invernaderos, márgenes de carreteras, sitios contaminados, etc., ya que pueden acumular sustancias nocivas, productos fitosanitarios, metales pesados...

En esta entrada del blog FdeT comentamos algunas intoxicaciones extrañas o que han sido descubiertas recientemente: la rabdomiolisis, la acromelalgia o eritromelalgia, el síndrome o púrpura de Szechwan, ciertas trombosis, el síndrome cerebeloso...

En resumen, amigo internauta, te remitimos a nuestra página de consejos. Ah, y aunque no se trate de un problema de envenenamiento, ten cuidado con los timos. Muchas veces nos venden gato por liebre, es decir, especies de calidad inferior haciéndolas pasar por otras más sabrosas (y caras). Por ejemplo, nos pueden dar Pleurotus ostreatus como si fuera seta de cardo; Pholiota nameko en vez de seta de chopo; shii-take en vez de llanegas; o trufas de poca calidad en vez de la exquisita Tuber nigrum. En ocasiones basta con leer la «letra pequeña» de los envases, donde figura el nombre científico. En otras, por desgracia, es más difícil descubrir el engaño.




Escudo Página web de la Universidad de Almería.
Departamento de Biología y Geología.
Emplea una profundidad de color de 32 bits.