Escudo Universidad de Almería
MYCO-UAL
Logotipo Myco-UAL
UNIVERSIDAD DE ALMERÍA
Área de Botánica

MENÚ
Inicio
¿Qué son los hongos?
Agradecimientos y colaboraciones
Historia de la Micología
Hongos beneficiosos y perjudiciales
Biología de los hongos
Rincón del setero
Enlaces interesantes
FILO OOMYCOTA - CLASE OOMYCETES

Este filo incluye sólo la clase Oomycetes, los llamados mohos acuáticos, ya que en su mayoría proliferan en agua dulce. Muchos prefieren las corrientes bien aireadas, aunque hay especies anaerobias facultativas. Desempeñan un papel importantísimo en la degradación y reciclaje de la materia orgánica en entornos acuáticos. No obstante, hay especies parásitas de algas, animales (rotíferos, nematodos, larvas de mosquito, cangrejos de río, peces) e incluso de seres humanos.

La reproducción sexual ocurre por contacto gametangial (véase el apartado de biología); en concreto recibe el nombre de oogamia, ya que el gametangio femenino (oogonio), de gran tamaño, tras ser fecundado por el anteridio dará lugar a una o varias oósporas . Aunque existen especies microscópicas, las más complejas presentan un hermoso micelio cenocítico (sin tabiques), que a veces puede llegar a formar haustorios. Entre ellas, como se verá, se incluyen algunos de los hongos más temibles para el agricultor. Las paredes celulares están formadas por glucanos, con porcentajes variables de celulosa. A diferencia de los hongos verdaderos, son diploides.

La reprodución asexual, se realiza mediante zoósporas que se forman en esporangios. Las zoósporas son biflageladas, y algunas especies pueden formarlas de dos tipos: primarias, con los flagelos en el ápice (consideradas más primitivas) y secundarias, de aspecto reniforme y con los flagelos insertos lateralmente. Las zoósporas pueden enquistarse. Algunas raras especies, como Haptoglossa mirabilis, presentan células cañón con un mecanismo de disparo que les permite atravesar la cutícula de los rotíferos que parasitan. En algunos casos, los esporangios no forman esporas, sino que germinan directamente, comportándose como conidios. Es una peculiar adaptación a la vida terrestre.

En los oomicetos fitoparásitos se puede apreciar una tendencia a independizarse del medio acuático. Así, desde hongos de suelo poco especializados y que provocan podredumbres de postcosecha o en semillero (ej.: Pythium), se pasa a otros con una mayor especialización por el hospedante y que atacan a nivel de raíz y cuello (casi todas las especies de Phytophthora). Algunos han pasado a convertirse en patógenos foliares (el mildíu de la patata, por ejemplo), aunque su fase biótrofa es corta. Los verdaderos mildíus son parásitos obligados de hojas y tallos, muy especializados, y un grupo, las royas blancas, ha llegado a un grado de parasitismo muy similar al de las verdaderas royas.

El Dictionary reconoce 8 órdenes de oomicetos:

Volver a Chromista.

 



Escudo Página web de la Universidad de Almería.
Departamento de Biología Vegetal y Ecología.
Emplea una profundidad de color de 32 bits.